Cultura

Dengue

Prácticamente no hubo participación de inversores locales en el Bonar 20. Habrían comprado el bono organismos como Anses, BCRA, Sedesa y Banco Nación. El ministro de Economía, Axel Kicillof, consiguió menos de la mitad de los dólares que buscaba como objetivo de máxima. Según Infobae el ministro quiso conseguir dólares a tasas que nadie le hubiera prestado. El secretario de Finanzas, Pablo López, le advirtió a los banqueros antes de comenzar la licitación del bono acerca del precio al cual estaba dispuesto pagar el Gobierno. El título tenía que salir a USD 95 por cada lámina de USD 100 "como barato". Abajo de ese precio no. Eso le daba una tasa de rendimiento entre el 9,30% y 9,50%, lejos de lo que cotizan otros títulos locales. La irrealidad en la que estaba sumergido el equipo económico hizo que la operación sea un fracaso. Incluso fondos del exterior, que iban a poner plata fuerte (a priori) se corrieron de la operación. En este caso hubo una doble causa: al precio poco tentador al que pretendía salir el Gobierno se sumó la ausencia de un aliado clave, el Deutsche Bank. La entidad que actuó como canalizador de las orden de compra de inversores extranjeros del Bonar 24 en el pasado, había decidido bajarse. El día anterior el juez Thomas Griesa le ordenó que presentara documentación acerca del Bonar, el título que los fondos buitre quieren embargar al haberse vendido a extranjeros a pesar de la prohibición legal. El tema estaba demasiado caliente para exponerse una vez más con otra emisión argentina que desafía las sentencias en EEUU. Sin aliados, en el mercado local o en el internacional, la colocación del nuevo bono se encaminaba al fracaso. Según le relataron a Infobae altas fuentes del mercado, los USD 670 millones que recolectó Kicillof fue todo dinero del Estado. Los compradores fueron Nación Seguros, Banco Central, Seguro de Depósitos Sociedad Anónima (Sedesa) y Anses. Los inversores locales, incluso, tienen una bicicleta financiera mucho más redituable que sacar los dólares que cobraron del Boden 15 o de su bolsillo y darselos a Kicillof y su bono a "precios cuidados". Según estimaron en la city, el Gobierno tendría que haber salido a convalidar un rendimiento mayor si quería conseguir esa cantidad de dólares. La curva de rendimiento de los bonos argentinos está entre 9,87% y 10,12%; y el Bonar salió a 9,50%. O sea, muy barato para lo que ofrecen los títulos ya existentes en dólares. "Para empezar a hablar tenían que convalidar entre 10,25% o 10,50%. No se puede negociar por menos de esto", contaba otro banquero ausente de la operación. De las tres emisiones que intentó Kicillof fracasó en dos. En diciembre del 2014 el ministro pifió en el timing de una emisión que se ideó sin bancos asesores: fue el canje del Boden 15 y la colocaciñon del Bonar 24. Casi nadie canjeó por el Boden y el Bonar recolectó el 10% de lo que buscaban. Después de ese traspié, sí tuvo su revancha. Consiguió USD 1500 millones con el Bonar, una operación realizada con el Deutsche y otros bancos ahora investigos por Griesa (JPMorgan y BBVA). Quizás un ministro confiado pensó que ofreciendo un bono a precios cuidados podía resultar como la última vez. Pero el mercado le volvió a dar vuelta la cara.

Banner inversores TECO 300x250 px

 

Contacto Comercial

CONTACTO COMERCIAL

Banner inversores TECO 300x250 px

 

Arcor A espanol Negro
portsaid
lageneratriz
HWF