550X95 3

Bancor

PJ

Según el Banco Mundial, el país está lejos de los mejor acomodados. Según datos del Banco Mundial, puntualmente de su estudio Doing Business, en la Argentina se necesitan 25 días para tener los papeles de una compañía en la mano. Los números esconden una buena noticia: en 2005 eran 30 y desde entonces, empezó a ser menor. Claro que no es demasiado si se toma en cuenta el proceso total que lleva inspirar el nacimiento de una empresa, pero sí lo es si se compara con lo que sucede no sólo con los países desarrollados sino con algunos de la región. De acuerdo a ese informe que publica La Nación y que contiene datos de todos los países del mundo, la Argentina con sus 25 días está lejos del día que tarda Nueva Zelanda, la primera del ranking; o de los seis que utiliza Chile o de los siete que tarda Uruguay. También está lejos de los 84 días que según el Banco Mundial, se tarda en iniciar una empresa en Brasil. En todo el mundo se trata de hacer más fácil el camino a la constitución de una persona jurídica que pueda ejercer el comercio. En la Argentina, histórico paraíso burocrático en este tipo de temas, también se ha seguido la tendencia global. Hubo un cambio que resaltan todos: el papel de la AFIP. "En otras épocas no se podía iniciar el trámite de inscripción ante AFIP, sino estaba finalizada la inscripción ante Inspección General de Justicia (IJG). Eso sí resultaba problemático porque hacía muy extenso todo el tracto constitutivo", dice Fernando Guillermo Álvarez, Tributarista. Socio de álvarez Roperti Venegas Consultores Tributarios & Auditores. Cuenta que ahora, con el solo comprobante de la presentación ante la IGJ ya se puede cruzar la calle, sacar un CUIT y empezar a facturar en el momento. Juan Javier Negri, especialista en derecho empresario y socio de Negri & Pueyrredón Abogados, le encuentra una explicación a ese mundo expedito: "Desde lo operativo, los trámites fiscales son sencillos, y la AFIP es amistosa con quienes quieren obtener un CUIT y comenzar a pagar impuestos". Negri dice que hay muchas diferencias entre crear una empresa con socios argentinos y crearla con socios extranjeros. "Si hay accionistas extranjeros, las autoridades parecen querer reproducir localmente la biblioteca de Alejandría. Piden y acumulan cuanto papel pueda imaginarse de las sociedades extranjeras que quieren invertir en la Argentina. No sólo al momento de formar una empresa acá, sino a partir de ese momento se les exige una cantidad considerable de información anual", comenta. Formar una empresa con socios extranjeros, desde el punto de vista formal, exige obtener en el país de origen del inversor, muchos de los documentos necesarios con los costos consiguientes de traducciones, certificaciones, apostillas, entre muchos otros. Cuando los socios son locales, la cosa se hace más fácil.

Telecom

Tarjeta Naranja

 

Contacto Comercial

CONTACTO COMERCIAL

Telecom

Tarjeta Naranja

 

Arcor A espanol Negro
portsaid
lageneratriz
HWF